El Museo de Arte de Craiova y el Espacio Niram de Madrid presentan la obra del poeta y dramaturgo Marin Sorescu


Marin Sorescu

Marin Sorescu

Viernes, el 25 de junio del 2010, a las 20 horas, tendrá lugar en Espacio Niram de Madrid (Independencia 2, 28013, Madrid) y, al mismo tiempo, en el Museo de Arte de Craiova, el debate y la presentación: “Marin Sorescu – la vida y la obra”, dedicada al gran poeta y dramaturgo Marin Sorescu. Un evento organizado por George Smarandache, el Director del Centro Cultural Eugène Ionesco.

El evento se desarrollará en la línea Madrid-Craiova, con la participación desde el Museo del Arte de Craiova, por video-conferencia, del director de esta institución, Florin Rogneanu, de la crítica literaria Sorina Sorescu – profesora en la Universidad de Craiova, Presidenta de la Fundación Marin Sorescu y nieta del gran poeta – y del organizador, George Smarandache y con invitados en Espacio Niram: Miguel Ángel Galán Segovia – director de la Editorial Niram Art, el galerista António Calderón de Jesús (Artejescal), el director de la Revista Niram Art Fabianni Belemuski, el artista plástico Tudor Serbanescu.

Nacido en Bulzesti (Rumania) en 1936, Marin Sorescu está considerado por la crítica como uno de los más grandes escritores de la posguerra. Poeta, dramaturgo, novelista, ensayista, y traductor, Sorescu fue conocido a lo largo de su vida (1936-1996) en casi todos los continentes del planeta. Sus obras fueron traducidas en : EEUU, Canadá, México, Brasil, Colombia, India, Reino Unido, Alemania, Francia, Grecia, Suecia, Italia, Holanda, España, Portugal, China, Singapur, Rusia, República Checa, Eslovaquia, Serbia, Macedonia, Bulgaria, etc., sumando más de 60 libros publicados en el extranjero.

Publicó su primer libro (Sólo entre poetas) en 1964, y desde entonces ha impuesto un estilo desenfadado, suavemente irónico, fantasista (que atenúa la reflexión grave), desconcertante, a veces feroz en su sentido crítico más profundo. Su notoriedad fue tan apoteósica que las lecturas que realizó durante un período largo de su vida tuvieron que llevarse a cabo, en muchas ocasiones, en estadios de fútbol, por la cantidad de personas que acudió a sus recitales .

Sobre su poesía, el mismo Sorescu manifestó, con la ironía que lo caracterizaba:” Así como puedo dejar de fumar porque no fumo, no puedo dejar de escribir porque no tengo talento.” Durante su época más productiva se quejó, a menudo, de experimentar una sensación de desvarío respecto de la escritura, señalando “la palabra hablada es una frontera cruzada, solamente por el hecho de decir algo, fracaso al intentar decir muchas otras cosas.”

Como dramaturgo, es autor de una obra maestra, Jonás, que junto a otras piezas suyas figura en el repertorio de varios teatros del mundo. Sus piezas han gozado de un recibimiento excepcional, siendo traducidas y representadas en escenarios de París, Zurich, Tampere, Berna, Copenague, Ginebra, Nápoles, Helsinki, Dortmund, Varsovia, y Port Jefferson (EEUU).

Marin Sorescu fue miembro de la Academia Rumana, Academia Mallarmé de París y Academia Europea de Ciencia y Arte de Venecia, Academia de Arte, Ciencia y Oficios de Florencia. Dirigió la revista literaria Ramuri y también fue presidente de la Asociación de Escritores de Craiova.

Críticos de talla internacional han opinado sobre Sorescu, considerándole uno de los más representativos poetas del mundo, siendo propuesto y nominado para el Premio Nobel de Literatura. En su país, se le otorgaron las más altas distinciones: El Premio de la Academia (2 veces), el Premio de la Unión de los Escritores (en 6 ocasiones). Entre los premios internacionales citamos: la medalla de oro de poesía, “Napoli ospite”, Italia, 1970; el premio “Le Muse”, otorgado por la Accademie delle Muse, Florencia, 1978; El Premio Internacional de Poesía Mística “Fernado Riello”, Madrid, España, 1983 con el volumen “El Ecuador y los Polos” que es según su autor: “un intento de establecer un equilibrio entre los extremos del conocimiento, los polos, para llegar a un punto intermedio pegado a los pequeños detalles significativos de la vida”.; y el Premio Internacional Herder, Viena, 1991.

Tras su muerte, quedaron en manuscrito 15 volúmenes inéditos (poesía, ensayo, diario, novela).

Conocido también por gran afición por la pintura y arte gráfico, Sorescu perdura a través de sus cuadros que serán reproducidos en catálogos.